Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2008

Destierro

Pobrecitos, que han quedado desterrados y solos.


PRIMAVERA

Después de la primavera
llega el invierno.
El verano no existe, es otra cosa,
el verano está en otro lugar,
como el otoño,
más lejos y dorados.
Y tras la primavera
siempre viene el invierno
y tras el invierno, nada.


TRABAJO

Llego tan cansada a casa
que me doy hostias
con las cosas más estúpidas:

La mesa del comedor, la pared de mi cuarto, la encimera, la puerta, tus palabras.


EL RAMO

Casi no me podía mover
en ese lugar entre el sueño y las ganas de ducharse.
Era el último día de Septiembre de un año donde los poemas crecían como amapolas,
tóxicas y bellas, y hacía un ramo
para llevar a alguien que se hubiese muerto esta misma semana, en la habitación de al lado donde todavía se está muriendo gente.
Yo estaba muy enferma, de tuberculosis, o lepra
o alguna otra enfermedad bíblica, como una plaga o castigo
por esta hybris infinita que tengo cada día,
por los puñetazos en la mesa y el grito de ¡yo! ¡yo! ¡yo misma!
Las amapolas que quedaban pegadas en las f…

Ojos

Mirar como si creara el mundo cada vez, por eso busco idénticos lugares y organizaciones idénticas de las cosas, porque así reconozco, y reconocer es fundamental (Aristoteles, al menos, así lo dijo). Entonces si nada se parece a nada, cada vez el mundo es otro mundo. Me protejo de la intensidad de las cosas tras unos cristales de 3 dioptrías y ahora también tras un enorme orzuelo (bella palabra, desastrosa realidad). Descanso. Compresas de té y corteza de encina. No mirar. Limpiar la mirada. No sucumbir ante los colorines y la hipnosis de la imagen. Es más fácil sin tele, es más difícil con pantalla cualquiera. Digamos entonces que esta es una pantalla cualquiera, donde nada puede ser creado, porque todo es reconocido, todo estaba antes, todo prefigurado de antes (apúntense los que estén estudiando. Para hacer un buen trabajo sobre una obra literaria las dos únicas palabras que hay que usar obligatoriamente son "trasunto" y "prefigurar". Así es. No hay más) ¿En qué…

Descubrimiento

Lo he descubierto por fin.
La verdadera, la autentica, la única felicidad consiste en no estar estreñida.

Una vieja loca quería cagar donde las lechugas y quería beber agua de verdad, no de la que salía del grifo.
Sí, una vieja loca. Una vieja. Loca.

Plazos

Como si fuera capaz o me lo mereciese. Así es. No hay más vuelta de hoja o hay muchas, hay demasiadas vueltas de hoja, siempre una más de las que nos esperamos y a veces totalmente inesperado. Por eso finjo seguridad y tiemblo a cada paso, por eso pido tantos favores y tengo tanto capital humano que soy una de las personas más ricas de este mundo. Rica en semilla y surcos, en toda la luz que de pronto se hace sólida. Así y quisiera tener las palabras, las bonitas y exactas. O no. Mejor las necesarias. Un libro. Una semana. Tengo una semana para acabar un libro y no sé a qué dios extraño pedirle asilo político.

Ebria

He leído un artículo en el que decía que han creado un nuevo medio de que la gente no escriba sus mail medio borracha (o borracha del todo). Decía algo así como que las cosas que una escribe borracha pueden destrozar para siempre su vida o llenarla de vergüenza.
Así que hoy he bebido. He bebido media botella de vino, dos cañas y un gin tonic (más que suficiente para mi constitución e hígado) y he cantado, he confesado y he puesto en canción las confesiones ajenas, y ambas hemos pesado menos, ligeras como plumas sobre la gran vía, y un ser extraño me ha indicado el camino y gracias a él he vuelto a casa y he bebido y he meado entre dos coches, con sumo placer y calcetines mojados. mmmmhhh, qué gusto mear en el asfalto. Y he dicho y he hecho, así, medio ebria, y he vuelto a casa bajo el cinturón de orión y sobre tacones. Tacones rosas, meada entre los coches, confesiones. Y entonces escribo esto, sólo como experimento, sólo para saber si mañana me voy a arrepentir. O no. O quién sabe. *…

Frases

B. tiene la única frase infalible para seducir a las mujeres:

"Soy malo, pero por ti cambiaría"


Sólo le falta llamarse Edgar y tocar la armónica.

Antes del Desayuno

Aún no he desayunado. Intento que me dé sueño, pero nadie me lo da. Así que me he levantado, me he lavado la cara (sólo la cara) y aún no me he despintado las uñas (dangerous red, ponía el esmalte). Pensaré en desayunar ahora mismo. Tostadas con mantequilla y mermelada de fresa o mejor aún con tomate, aceite y sal. Un té, eso seguro. Té rojo. Me gusta desayunar té rojo, me calienta por dentro. Pienso todo esto pero sigo escribiendo en mi ordenador, en la habitación recién colocada (lo más colocada que puede estar una habitación) y Kirke me mira porque no le gusta la comida que le compré o porque me da los buenos días. Difícil que sea lo segundo. Aún es casi de noche aunque empieza a haber luz y a descender las bolsas de los ojos y yo casi a descender para desayunar, pero aún no. Dejadme un poco más en este limbo, en la escritura que no es del todo vida. Dejadme que me pregunte ¿por qué mi amor no me desea? y luego siga viviendo feliz, como hermanos o eunucos, sin más. Así igual dejo d…

BESOS

Hoy he visto la tumba de Oscar Wilde por tres veces.

Hoy he vuelto a besar la tumba de Oscar Wilde.

Hoy he vuelto a besar la fría mejilla de Oscar Wilde de vuelta a casa.