Ir al contenido principal

Hoy

Así que me levanté al día siguiente (es decir, hoy) sin ganas ningunas de salir de casa. Galletas y té de ortiga. Sólo galletas y té para desayunar. Ningún libro, ninguna revista, ningún capítulo de ninguna serie pero, sobre todo, ningunas ganas de salir de casa. Me encerraré aquí, con mi pelo sucio, mi miopía, mi piel rota, porque sí, amigos, siempre tengo el pelo sucio y tres dioptrías y un sarpullido en el cuello y si quisierais saber por qué os daría mil explicaciones (las sé, sé las explicaciones, he leído libros al respecto) y si quisierais saber por qué no lo soluciono entonces me volvería huraña y también tendría explicaciones pero estas ya no las entenderías, porque para entenderlas hay que hacer un esfuerzo infinito y francamente, no os veo muy dispuestos a hacer esfuerzo alguno.
Hoy no voy a hablar con nadie, no voy a coger el teléfono, no voy a abrir el messenger, no voy a contestar ninguna carta. Hoy voy a comprar el billete para Gijón y eso es todo, lo más importante que voy a hacer a lo largo de todo este día de hoy va a ser comprar un billete de Alsa. Me gusta viajar en Alsa, es lo único que hago que no me hace sentirme culpable, viajar en Alsa. Ir a Gijón y volver a Madrid, o más bien volver a Gijón e ir a Madrid. Es bueno, acomodar la mochila bajo mis pies y apoyarme contra la ventana. No guío a nadie. No tengo que ser sincera ni que mentir. No tengo que hacer nada con mi cuerpo que no sea apoyarlo contra la ventana y estirar las rodillas de vez en cuando.
Así que hoy nada de charlas, nada de confesiones, nada de intentar-decir-las-cosas-de-la-mejor-manera-posible, porque ninuna manera es la mejor manera posible. Ya habrá tiempo de pelearme o dimitir o dar gritos o hacer un gran gesto, un gesto que permita la transformación de todas las cosas de este mundo (incluída yo misma. Sobre todo yo misma) pero no ahora, no hoy, de ninguna manera. Hoy sólo unas galletas. Un té de ortiga. Un silencio absoluto.

Comentarios

Ten cuidado no te confundas de fecha a comprar el billete jejjeje
Anónimo ha dicho que…
Hoy estaba hojeando a Yeats, en realidad un libro ajado y amarillento que todavía tengo: y sentí la melancolía del abatimiento.
Alsa, joder, he cogido tantas veces esos autobuses que podría pintarlos al modo de Estes sin dejarme un solo detalle.
Pero no sé pintar, no sé hacer gran cosa en realidad.

Tu texto es extraordinario.

D.
Anónimo ha dicho que…
Con ortigas también se hace un estupendo champú, y la infusión de cola de caballo es fenomenal para el eritema. Las dipotrías déjelas aparte, nos dan la posibilidad de ver un mundo impresionista cuando no llevamos los lentes. Seguro que muchas veces pensó que le gustaría haber nacido sin talento, pero lo siento mucho, lo tiene, y a espuertas, ojála pudiéramos devolverle una mínima parte del placer que nos proporciona su escritura. No salga a la calle si no quiere, pero sobre todo no se arrasque cielo. Maravilloso texto.
R.
Libertad Kaiser ha dicho que…
Welcome...
Legados Ediciones ha dicho que…
Querida blogger:

Somos una editorial casi desconocida que está empezando. Tenemos un proyecto convocado a través de nuestro blog (www.legadosediciones.blogspot.com) abierto a colaboraciones literarias de todo género. Te invitamos a participar en él. Nuestra intención es sacar un libro impreso con las colaboraciones como catálogo de presentación de muchos autores de internet. A los participantes se les regalará algunos ejemplares.

Por otro lado, necesitamos la mayor divulgación posible, ya que no disponemos de grandes posibilidades entre los medios de comunicación, por lo que internet y los blogs son vitales para la supervivencia de nuestro proyecto. Queremos ser una editorial de referencia para autores que empiezan y que no tengan que pagarse ellos la edición. Y para llegar al público y que compren nuestros libros, necesitamos difusión. Si puedes reseñar o mencionar alguno de nuestros libros o alguno de nuestros links, quedaremos agradecidos y abiertos a divulgar también tus trabajos.

Lo mismo ofrecemos a los lectores de tu blog.

Si este mensaje te ha parecido spam o publicidad no deseada, no es nuestra intención. Te pedimos disculpas, entenderemos que borres el comentario y no volveremos a molestarte. Pero ahora mismo es la única forma que tenemos de darnos a conocer.

Un cordial saludo,

Agustín Sánchez Antequera
Editor
www.legados.org
www.libreria.legados.org
www.legadosediciones.blogspot.com
L0usie ha dicho que…
(: a mí también me gusta viajar en alsa..
Hoy estuve esperando una hora el autobús.
(Sabía que no llegaría pero seguí esperando)
La Oruga ha dicho que…
Vengo... a no decirte nada.
Pero ya sabes dónde se pueden marcar un par de teclas, números, y escuchar en silencio.

PD. Vaya, Legados de nuevo... qué gracia.
Legados Ediciones ha dicho que…
Así es, querida Oruga, extendemos nuestra llamada para ti, tus blogs, tus amigos. Necesitamos apoyo para no desaparecer y los blogger son los únicos comunicadores solidarios. Saludos.

Entradas populares de este blog

Regreso

Sólo duele de verdad cuando regresas
Dejar cosas atrás no es complicado.
Lo difícil es volver a ver el mismo lado
Torcido por el tiempo lleno de arrugas gruesas
Pues mirar es mirarse en el espejo
Ya resistente a la idea, a Stendhal,
A la historia que quisiste contarte
Que te cuentas cada día desde lejos.
Nunca como esperabas, como un verso
Que muestra realidad ante tus ojos
Marcharse no es difícil, amigo mío
Llevamos una vida marchándonos de algo lo difícil, lo que desangra
Es volver para ver que aquello fue verdad
Que fuste la que fuiste,
Que el amor se mezcló con odio algunas veces
Que las tardes no habían sido cálidas,
Que traicionaste, que te traicionaron
Que nunca hubo perdón en la distancia.
Y luego, sin embargo,
Volver es volver a echar de menos.
No añoras hasta que tu piel recuerda
El olor familiar, el timbre de las voces, las paredes. Y vuelves a ser la que fuiste por
Un lapso muy breve, un instante fugaz
Un abrir y cerrar de ojos y mentiras.
La realidad ta…

India. Entrada.

Sales del avión. Coges el metro. El metro parece sacado del futuro, un metro que toda ciudad desearía tener: limpio, rápido, con información precisa de dónde te encuentras y cuánto te falta para llegar a tu destino (unas lucecitas azules se van encendiendo entre el nombre de una estación y otra a medida que avanzas). Incluso una luz roja te indica por qué puerta salir (derecha o izquierda). Ningún olor, ningún ruido perturba este universo organizado en luces de colores. Nada te hace sospechar lo que habita en la superficie, las riadas de gente, la ciudad palpitante.
Sales del metro. Te invade la oleada de personas, el perfume inciensado de pobreza. Atraviesas la calle negándote a todos los ofrecimientos, que pasan de la asertividad a la violencia. No, thank you, con tu ropa europea y tu piel extremadamente pálida y tu suficiencia. El hotel está cerca. Miras otra vez el plano: Sólo hay que coger esta calle, asegurarse del nombre en una placa, luego contar tres perpendiculares, torcer …

Expectativas

Una vino a esta tierra del sur con ciertas expectativas. Los principios son duros, no pasa nada, se dijo una. No pasa nada si al principio no tienes mucho amigos o si tienes que hacer algún que otro recado antes de empezar a hacer cosas más importantes en el trabajo, o si no viene a verte mucha gente al principio, o si no publicas ningún libro de momento o si, en definitiva, empiezas poco a poco.
Lo importante es ir aprendiendo, desarrollándote, adaptándote. Poco a poco tendrás tu grupo, tu puesto, incluso tu familia. Esas cosas requieren un poquito de paciencia.
Han pasado seis años desde entonces. No puedo decir que esos años hayan sido malos, al fin y al cabo he tenido buenos momentos y lo he pasado bien. Es dulce compartir tu vida con alguien a quien realmente amas, con alguien a quien te gusta ver todas las noches al dormir y todas las mañanas al despertarte. El problema han sido las expectativas. La expectativa te pone en una posición de esperar, de estar verdaderamente convenci…