Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2010

Endechas

Endechas a la muerte de Guillén Peraza¡Llorad las damas,
sí Dios os vala!

Guillén Peraza
quedo en la Palma

la flor marchita
de la su cara.
No eres Palma,
eres retama, 

eres ciprés
de triste rama,

eres desdicha,
desdicha mala.
Tus campos rompan
tristes volcanes, 

no vean placeres,
sino pesares;

cubran tus flores
los arenales.
Guillén Peraza,
Guillén Peraza, 

¿dó está tu escudo,
dó está tu lanza? 

Todo lo acaba
la malandanza.

Ruedas

La calle es muy ruidosa. Es una de las calles más ruidosas de Madrid. He escuchado en esta calle broncas, canciones, celebraciones futbolísticas, rupturas sentimentales y conversaciones de los más variopinto. También he escuchado el ruido de los coches y los camiones de la basura.
Vivo con esos ruidos, son parte de la respiración, del aire que entra por la ventana. Sin embargo hay un ruido que siempre me hace detener cualquier actividad, cualquier lectura, casi cualquier sueño. Es un ruido pequeño, no estridente, pero que el el ruido que más se escucha a lo largo del día. Es el ruido de las ruedas de las maletas sobre el pavimento.
En esta casa pasan más maletas que coches. Las ruedas son pequeñas y arrastran con lentitud. Las ruedas de las maletas siempre son arrastradas en silencio, a cualquier hora del día o de la noche.
Antes no me había fijado. Otras veces que viví en esta casa (en esta casa siempre se vive, nunca se está de paso) escuchaba todos lor ruidos de la calle, pero me desp…