Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Ahorrar

De pequeña, de muy pequeña, me gustaba ahorrar. No me costaba nada acumular billetes y monedas. Era como una pequeña colección. Mi padrino fomentaba esta colección con billetes azules de 10.000 pesetas. Él sí era un verdadero coleccionista, uno casi patológico, un coleccionista que no podía soportar ver un billete doblado y que en cuanto se hacía con un billete azul lo metía cuidadosamente entre las páginas de la enciclopedia del descansillo para que se conservara intacto. Cuando tenía que hacernos un regalo a mi hermana o a mí sacaba uno de los billetes, que no eran dinero sino verdaderos objetos de coleccionista y nos lo ofrecía.  Aprendimos de él y compramos sendas cajas fuertes: azul para mí, roja para mi hermana, para preservar nuestros tesoros. En ellas acumulábamos nuestra colección de billetes y monedas. Que los billetes y las monedas sirvieran para comprar cosas sólo tenía importancia en un segundo término. Pero acumular (aunque sean billetes) nunca es bueno, siempre hay una…