Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Desintegrados

No se integran, decís. No abandonan su lengua, no aprenden nuestras costumbres, no se ponen nuestros pantalones vaqueros.
No hacen un esfuerzo. Son ellos, que no hacen un esfuerzo.
Si yo fuera allí...
Si yo viajara...
Si mi país estuviera en ruinas y buscara otra tierra...
Yo me integraría

Pero tú estás aquí
pero tú no viajas, más que ciertos turismos aislados en los que sí, es divertido aprender unas palabritas y ponerse un vestido como un disfraz como unos días
pero tu país no está en ruinas.

Ellos se recogen en sus barrios de árabes, de ecuatorianos, de senegaleses. No quieren compartir con nosotros nuestras costumbres, nuestra misa, nuestra sensación de que tenemos más derechos que ellos porque hemos tenido la suerte de nacer en el lado correcto del mundo, en el lado en el que no hay que hacer ningún esfuerzo, no hay que aprender ni lengua ni costumbres que nos son ajenas, no hay que cambiar la forma de vestir ni de portarse. No hay que hacerlo, porque nosotros no hemos hecho nada…

Canción para Ibias, bienvenido a este mundo

Las cuatro lunas de Mayo Cantaron tu nacimiento La luna llena te alumbra Con su semblante sereno.
Entre las flores quisiste Venir a este mundo bueno Tu madre estaba esperando Toda de rosa y espliego
Tu padre como un pastor Que cuida de su ternero Desde el vientre de tu madre Te abrazó con sentimiento
Y te sacó para el mundo Y el alma se volvió cuerpo
Llegaste lleno de amor Pues en el amor te hicieron Para que nada te falte Y amor repartas del cielo
Caminarás por las calles Viajarás por los senderos Siempre con luz en los ojos Y paz en el pensamiento
Cantarás y bailarás Y abrazarás a los pueblos La alegría, la alegría Está dentro de tu pecho