Ir al contenido principal

No estamos solos

Estamos solos. Pero no pasa nada. No es grave. Tenemos cada una una pantalla, una pantalla amiga, que nos habla, que nos entretiene, que detiene pensamientos, demonios, esas cosas. Y así, envueltos en nuestra pantalla de 360 grados, la soledad no se nota apenas. Se parece mucho a la compañía, la diminuta pantalla que se incrusta en el cuerpo. Los millones de pixeles que nos corroen como un buitre voraz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

India. Entrada.

Sales del avión. Coges el metro. El metro parece sacado del futuro, un metro que toda ciudad desearía tener: limpio, rápido, con información precisa de dónde te encuentras y cuánto te falta para llegar a tu destino (unas lucecitas azules se van encendiendo entre el nombre de una estación y otra a medida que avanzas). Incluso una luz roja te indica por qué puerta salir (derecha o izquierda). Ningún olor, ningún ruido perturba este universo organizado en luces de colores. Nada te hace sospechar lo que habita en la superficie, las riadas de gente, la ciudad palpitante.
Sales del metro. Te invade la oleada de personas, el perfume inciensado de pobreza. Atraviesas la calle negándote a todos los ofrecimientos, que pasan de la asertividad a la violencia. No, thank you, con tu ropa europea y tu piel extremadamente pálida y tu suficiencia. El hotel está cerca. Miras otra vez el plano: Sólo hay que coger esta calle, asegurarse del nombre en una placa, luego contar tres perpendiculares, torcer …

Expectativas

Una vino a esta tierra del sur con ciertas expectativas. Los principios son duros, no pasa nada, se dijo una. No pasa nada si al principio no tienes mucho amigos o si tienes que hacer algún que otro recado antes de empezar a hacer cosas más importantes en el trabajo, o si no viene a verte mucha gente al principio, o si no publicas ningún libro de momento o si, en definitiva, empiezas poco a poco.
Lo importante es ir aprendiendo, desarrollándote, adaptándote. Poco a poco tendrás tu grupo, tu puesto, incluso tu familia. Esas cosas requieren un poquito de paciencia.
Han pasado seis años desde entonces. No puedo decir que esos años hayan sido malos, al fin y al cabo he tenido buenos momentos y lo he pasado bien. Es dulce compartir tu vida con alguien a quien realmente amas, con alguien a quien te gusta ver todas las noches al dormir y todas las mañanas al despertarte. El problema han sido las expectativas. La expectativa te pone en una posición de esperar, de estar verdaderamente convenci…

Si tenéis un secreto

Si tenéis un secreto
Venid aquí. Contádmelo.
Prometo escuchar atentamente
y luego
prometo decirlo a todo el mundo
a viva voz, gritando o escribiendo
que es lo mismo.
Lo contaré sobre todo a vuestros seres
más queridos
a los que da más miedo.
Se lo diré dentro de un coche,
cruzando carreteras comarcales
mientras suena la radio
y el aire acondicionado se cuela
por las rendijas.
O lo diré por carta, de tinta azul o negra,
de teclas o de pulso,
la enviaré sin pensarlo dos veces,
sin pararme a calibrar las consecuencias.

Ya vosotros pensasteis
en las consecuencias demasiado.
Guardasteis el secreto,
celosa, firmemente,
no fuera a ser que el mundo se acabara,
que se rompiera todo
o aún peor,
que no fuerais dignos
de amor, de compasión, de tantas cosas.

Os libro de la carga
os prometo
que el secreto estará a salvo conmigo,
a salvo de silencio, de escondite,
a salvo de quedarse anquilosado,
a salvo de que vuestras hijas no lo sepan.

No os preocupeis por nada,
quedáis libres por siempre
perdon…